Comportamiento del asistente

Uno de los aspectos más relevantes del trabajo con la crisis es que los terapeutas son más activos, directos y orientados a la consecución de objetivos que en las situaciones ajenas a las crisis. Puesto que el tiempo es corto, los terapeutas se vuelven participantes activos en franquear las dificultades, fijar con precisión las necesidades inmediatas y movilizar los recursos de ayuda.

El consejero de crisis da los pasos de acción más directa (llama a los padres de la víctima, conduce a la persona a su casa, da curso a la hospitalización de urgencia, etc..) sólo cuando la desorganización y el trastorno extremos impiden al paciente actuar por su propia cuenta.

Jacobson y otros distinguen cuatro niveles en la intervención en crisis: manipulación del ambiente (enlazar a una persona con un recurso de ayuda como un ministro religioso, amigo u órgano de asistencia), apoyo general (el escuchar con empatía que realizan los vecinos, cantineros y otros semejantes), enfoque genérico (trabajo breve por personas entrenadas en intervención en crisis), y adaptación individual de la intervención en crisis a cargo de personas con un amplio entrenamiento en psicología anormal, teoría de la personalidad, teoría de la crisis y áreas relacionadas.

Pasewark y Albers hablan acerca de la intervención en crisis como algo que abarca tres áreas generales: 1)  Establecimiento o simplificación de la comunicación (entre personas en crisis, con otras personas significativas, con las agencias de asistencia, etceterá.), 2) Asistir al individuo o a su familia en la percepción correcta de la situación (con un enfoque en los sucesos concretos, su significado y los posibles efectos) y, por último,3) asistir al individuo o a su familia en el manejo de sentimientos y emociones de un modo abierto.

Viney define a los practicantes e investigadores como ayudantes de los pacientes para recuperar la homeostasis perdida por la crisis; lograr el dominio cognoscitivo sobre la crisis y realizar cambios conductuales. La primera área se apoya en las técnicas que facilitan la catarsis o sentimientos de translaboración. En la segunda área el terapeuta asiste a la persona para obtener una comprensión de los planos cognoscitivos y las expectativas que han sido violados por el incidente de crisis, con la meta de desarrollar nuevos conceptos de uno mismo y de los demás. En el área final (la conductual), se analizan, ensayan y, por último, efectúan nuevas maneras de respuesta y enfrentamiento.

McMurrain, por ejemplo, distingue entre cuatro niveles de intervención en crisis (empatía, afirmación, facilitación, control), según el nivel de crisis implicado (catastrófico, crítico o para el desarrollo).

Explore posts in the same categories: Bases, Intervención de Primera Instancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: